Linguine con salsa de champiñones, salmón, cherrys y espárragos

martes, 10 de enero de 2017



¡Hola a todos! ¿Que tal ha ido la vuelta a la rutina? Seguro que algo durita, pero en dos o tres días el cuerpo se vuelve a acostumbrar a los madrugones, noches de estudio y fines de semana que pasan volando. Sin darnos cuenta nos encontraremos tumbados en la arena tomando el sol y disfrutando de las vacaciones de verano.
Mucho ánimo para todos los estudiantes, que os vayan genial los exámenes y que cocinéis mucho en este último tramo del curso.

Aunque dicen que la cuesta de enero es la más dura del año, tengo la sensación de que este mes va a ser muy bueno, no se... Y es que por suerte tengo dos viajes organizados que pintan muy bien. Ya os iré contando por mi Instagram @cocerycortar más cosas dentro de poco.

La receta de hoy es una improvisación gloriosa, de eso que tienes algo en mente para comer y al final le añades cuatro cosas más que tienes por casa y haces un plato de diez.
Me gustó tanto que no dude en hacerle un par de fotos para poder compartirlo con vosotros.
Unos linguine de tinta de calamar, un par de verduras y algo de salmón. Son super fáciles de hacer y están super buenos.



Linguine con salsa de champiñones, salmón, cherrys y espárragos

Preparación: 15 minutos
Cocción: 20 minutos
Raciones: 4

Ingredientes
400 gramos de linguine de tinta de calamar (podéis usar cualquier tipo de pasta que os guste)
200 gramos de salmón ahumado
250 gramos de tomates cherrys
Un manojo de espárragos trigueros
300 gramos de champiñones
400 ml de nata líquida

Elaboración
Hervimos los linguine según el tiempo que estipule la marca, los enfriamos y los reservamos.
Limpiamos toda la verdura y la secamos. Cortamos los champiñones en láminas, los tomates cherrys a la mitad y los espárragos en trozos medianos (de unos dos dedos de largo).
En una sartén grande calentamos dos cucharadas de aceite de oliva y salteamos a fuego fuerte los champiñones. Bajamos el fuego a la mitad y añadimos los espárragos, cocinamos un par de minutos y añadimos los tomates cherrys. Un par de vueltas a fuego medio y añadimos el salmón ahumado picado y la nata. Hervimos la mezcla a fuego fuerte para que la nata espese y coja el gusto del resto de ingredientes. Una vez tengamos el espesor deseado, añadimos los linguine a la salsa, calentamos el conjunto y servimos al momento.
De este modo los cherrys quedan cocinados del todo y suelen desacerse en la salsa, si prefieres cocinarlos menos, añádelos cuando solo le falten un par de minutos para hervir a la salsa.
El punto de cocción de la verdura dependerá de cada gusto personal. Si te gusta más al dente, obviamente tendrás que cocinarlo todo menos tiempo, ya que cuando hervimos la nata hasta que se espese, la verdura sigue cociéndose.
Podemos servirlo acompañado de un poco de queso grana padano rallado.




¡Un saludo! 

Instagram: @cocerycortar
Youtube: Cocer y cortar
Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar en Cocer y cortar, todo es empezar.
¡Un saludo!