Rooibos Tea Latte

martes, 15 de noviembre de 2016


Hoy no es un martes cualquiera ya que estoy publicando esta receta desde ¡LONDRES!. Y es que me he ido unos días de viaje aprovechando las vacaciones, así que espero poder volver entero, sano y salvo, para poder contaros mi experiencia londinense.

Ahora a lo que vamos, que es la receta de la semana. Me declaro fan incondicional de los "lo que sea" tea latte, y es que hay muchos tipos de té que si los combinas con algún tipo de leche realzan su sabor y le dan una cremosidad que les va como anillo al dedo.


Digo algún tipo de leche porque podemos usar desde leche entera, semidesnatada y desnatada como leche básicas, hasta mezclas de leches evaporadas y leches condensadas para según que tipos de té.
La receta de hoy no tiene complicación ninguna. ¿Y porque os la publico?, porque era la receta perfecta para hacer una mañana en casa con la nevera casi vacía y así practicar un tipo de fotografía que se que os gusta mucho, como son las fotos en la cama.

La receta del bizcocho de algarroba, al cual le hice las fotos también en la cama con mis sabanas grises de IKEA, fue una de las más vistas ese mes y, en Instagram, fueron unas de las fotos que más aceptación tuvieron. Así que ni corto ni perezoso madrugué un poco, pero no mucho, me preparé un buen Roiboos Tea Latte y me volví a la cama pero con la cámara, el trípode y el control remoto (que estoy enamorado de él porque es comodísimo) preparados para una sesión de fotos matinal.

Obviamente no iba a subir mi careto de recién levantado ni mi pijama, así que me vestí de negro, que siempre queda bien, y ajusté la cámara para que mis ojeras quedasen en la intimidad de mi despertar.

Encuentro, y no porque las haya hecho yo, que también, que las fotos han quedado como yo esperaba, luminosas, agradables y que te hacen sentir cómodo al verlas. A diferencia de mis famosas fotos oscuras que a mi familia tanto les gustan, dicho en modo irónico a más no poder, pero que a mi me encantan y me transmiten una magia especial.



Roiboos Tea Latte

Preparación: 5 minutos
Cocción: 2 minutos
Raciones: 1

Ingredientes
2 bolsitas de vuestro té Roiboos favorito
1/2 vaso de leche entera
2 cucharadas de leche condensada

Elaboración
Yo os explico como me gusta tomarlo a mi, aunque me consediro, y me consideran, un poco raro a la hora de tomar según que tipos de té.
Yo caliento el agua bastante en el microondas, unos dos o tres minutos. Una vez caliente lo saco del microondas, con cuidado de no abrasarme las yemas de los dedos, e introduzco las dos bolsitas de té Roiboos. Coloco una cuchara encima para que las bolsitas se undan hasta el fondo del vaso y lo dejo unos 5 minutos que se infusione bien.
Mientras, en una jarrita aparte mezclo las dos leches, entera y condensada, y con una varilla electrica de montar leche (la típica que venden en IKEA), mezclo y emulsiono las leches para crear esa crema que dará un toque especial a nuestro té.

Retiro y escurro bien las bolsitas de té y añado las leches emulsionadas a mi té. Mezclo ligeramente para no bajar la crema de leche y directamente lo sirvo.

A mi me gusta calentar mucho el agua para que al añadir la leche, el té se quede entre tibio y caliente pero sin quemar mucho. Si os gusta más una buena taza de té caliente para ahora que llega el invierno, podéis calentar las leches en el microondas antes de emulsionarlas y seguir la elaboración como os explico yo.
No añado nada de azúcar porque la leche condensada es bastante dulce, pero todo dependerá de vuestro gusto. Esta receta es muy personal, es básicamente como yo me hago mi Roiboos Tea Latte.



Espero que pongáis en practica esta receta y os hagáis muchos tés en casa que sientan muy bien viendo una película con la manta hasta el cuello.
Yo os espero la semana que viene, a la misma hora y en el mismo lugar, con una nueva receta.


¡Un saludo! 

Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en Cocer y cortar, todo es empezar.
¡Un saludo!