Llonguets

lunes, 16 de marzo de 2015


Por desgracia todo llega a su fin y este miércoles es mi último día de prácticas en el Forn Nou de La Vileta. Solo puedo dar las gracias por aguantarme este mes y enseñarme un montón de recetas nuevas, trucos de algunas que ya conocía y dejarme disfrutar haciendo lo que me gusta. Y es que después de un mes algo he aprendido. Me llevo nuevos conocimientos, unos grandes compañeros que me han enseñado mucho y una libreta entera llena de recetas que algún día pondré en práctica para el blog. Es el caso de estos llonguets.


Los llonguets son algo que en casa nos encantan, sobretodo a mi padre. Ya tenia ganas de volver ha hacer en casa pan casero, y así quitarme esa espinita que tenia de la última vez. Un problema que tenia yo era el añadirle demasiada harina a la hora de amasar, cosa que no dejaba que la masa fermentase libremente, dando como resultado panes más tupidos de lo esperado.
No es el caso de estos llonguets, un pan bien mallorquín que es una delicia de todas las maneras.



Llonguets

Preparación: 15 minutos + 30 minutos de reposo + 1 hora de fermentación
Cocción: 30 minutos
Raciones: 15-18 llonguets

Ingredientes
500 gramos de harina fuerte
500 gramos de harina floja
600 mililitros de agua "del tiempo"
50 gramos de levadura fresca
20 gramos de sal

Elaboración
En un bol grande mezclamos las harinas tamizadas con la sal, añadimos 500 mililitros de agua. Los otros 100 gramos los usamos para diluir la levadura en ella y después lo vertemos en el bol. Mezclamos hasta que la harina haya absorbido toda el agua y la masa se despegue de los bordes.
Espolvoreamos una pizca de harina sobre la mesa y seguimos amasando hasta tener una masa uniforme y lisa. Dejamos reposar la masa 30 minutos tapada con un trapo seco.


Para darle la forma untamos la mesa con un poco de aceite de girasol y estiramos con un rodillo la masa hasta tener un rectángulo de un dedo de grosor como mucho. Vamos enrollando del lado las largo y apretando bien como si fuese una ensaimada. Cuando tengamos el rulo hecho cortamos porciones de tres dedos de ancho y los colocamos verticalmente en una bandeja sobre trapos de cocina secos para fermentar. La parte donde hemos realizado el corte debe quedar una hacia arriba y la otra abajo, quedando los bordes del rulo a los laterales. Así despues le daremos la forma de llonguet. Con unos trapos de cocina limpios hacemos unos pliegues entre los llonguets que hagan de barrera entre ellos, así conseguiremos que crezcan a lo largo y hacia arriba.



Dejamos fermentar 1 hora en un sitio sin aire, un ejemplo perfecto seria dejarlos en el horno cerrado apagado y frió. Pasado el tiempo de reposo colocamos los llonguets en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado. Con un cuchillo muy afilado hacemos un corte largo y profundo a lo largo de los llonguets justo en la mitad. Esto hará que al hornearlos cojan su característica forma. Los horneamos a 200ºC en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado durante unos 25-30 minutos. En la bandeja del horno recordad dejar cierta distancia entre ellos porque crecen al hornearlos. Sino los llonguets se pegarán entre ellos.

Quedan crujientes por fuera y super tiernos por dentro. Recién hechos están de muerte, si los queremos guardar para otro día podemos congelarlos en una bolsa hermética. Partidos por la mitad y tostados con un poco de aceite están buenísimos, os lo digo por experiencia.



¡Un saludo! 

Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar

2 comentarios:

  1. Que ricos :) me pido uno rellenito para la merienda. Buen día!!!

    Recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar

Gracias por comentar en Cocer y cortar, todo es empezar.
¡Un saludo!