Ensalada de aguacate y tomate

lunes, 29 de septiembre de 2014


El otoño esta llegando, y no sabéis como lo agradezco. El otro día viendo la televisión ya pude sacar la mantita. Esta receta la preparé hace casi dos meses, exactamente el 7 de agosto. Aprovechando que hacia un buen día hice las fotos en la terraza. Con la luz natural del día y los muebles de la terraza (incluidos los faroles) quedaron perfectas. Esta es una de esas recetas que en mi casa nunca faltan. Ya sea para el día a día acompañando una carne a la plancha, o para alguna comida en familia, siempre solemos prepararla como guarnición. Es fácil de preparar y muy refrescante, así variamos de las típicas ensaladas de lechuga y poco más.

Si os gustan las ensaladas originales mirad esta receta de ensalada de pera, queso azul y nueces.



El otro día hablando con mi hermana me comentó que le hace mucha gracias según que cosas pongo en el blog, como por ejemplo que mi letra parece un jeroglífico o que las listas de la compra de mi madre da pena tirarlas. Con esto del blog uno puede comentar un montón de cosas que alomejor a nadie le importa, pero bueno, yo reflexiono y lo suelto. Sobretodo me ha ido bien para mejorar mi forma de redactar. Cuando estudiaba la ESO mi mayor dificultad era desarrollar alguna pregunta de un examen. Esto de justifique su respuesta lo odiaba. Yo era más de respuestas cortas o preguntas tipo test o de las que solo tienes que responder alguna palabra y poco más.

Y si no me paráis yo sigo hablando porque me enrollo más que las persianas.



Ensalada de aguacate y tomate

Preparación: 15 minutos

Raciones: 4

Ingredientes

3 aguacates maduros
4 tomates medianos
1 manojo de sofritos
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta blanca

Elaboración

Cortamos el aguacate a la mitad a lo largo y con media vuelta separamos las dos partes. Con un golpe fuerte clavamos el cuchillo en el hueso y con otro medio giro lo sacamos. Con una cuchara pelamos el aguacate y lo cortamos en dados. Los echamos en un bol grande y reservamos.
Lavamos los tomates y los descorazonamos. Los cortamos en dados y lo añadimos al bol con el aguacate. Lavamos los sofritos, eliminamos la parte verde y los cortamos en juliana fina. Añadimos el aceite de oliva, la sal y la pimienta blanca al gusto y mezclamos todos los ingredientes. Tapamos el bol con papel film y dejamos macerar unas 2 horas como mínimo.
A la hora de servir solo tendremos que darle un meneo y será una guarnición perfecta.



¡Un saludo! 


Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar

Conejo con cebolla ("Conill amb ceba"). Receta paso a paso

lunes, 22 de septiembre de 2014


Hoy empieza la vuelta al cole, o mejor dicho la vuelta a la universidad. Ya con los niños en el cole ahora son los mayores los que tienen que ir a aprender y a enriquecerse intelectualmente. Por eso el estilismo elegido para esta receta es una super pizarra que me compré hace poco. Además de que me lo pasé de miedo pintando y borrando mientras hacia las fotos. La que no se lo pasó tan bien fue María del Mar, a quien siempre acabo nombrando en las recetas, ya que es alérgica a la tiza. Así tuvo la excusa perfecta para no ayudar ni a montar ni a desmontar el estilismo.

Ya estoy pensando nuevos estilismo para nuevas recetas con esta pizarra. Solo digo un avance, unas galletas. De qué serán y que llevarán ya se verá.



La receta os sonará, o no, ya que la publiqué a principio de este año. Fue la primera receta del año en la cual explicaba los propósitos de año nuevo. Y aprovechando que ya hemos pasado más de la mitad del 2014 veo que he cumplido la mayoría. He mejorado en las fotografías, tanto en la realización de estas como en la edición en photoshop, o eso creo yo. Otro propósito era el de subir más recetas, también conseguido.

Sabiendo que va a leer la entrada, aprovecho para darle las gracias a mi madre por escribirme el titulo de la receta en la pizarra así como la lista de ingredientes. Gracias mamá. Yo soy incapaz de escribir algo y que no parezca un jeroglífico... Tendría que hacer algún cuadernito de caligrafía. 


Con la vuelta a las clases y a la rutina, nunca mejor dicho, La cocina de Víctor Ferrer tiene nueva rutina de recetas. Cada semana publicaré una receta nueva, en principio será a principios de semana. Pero según el tiempo que tanga será mas tarde o más pronto, pero una receta semanal habrá.



Conill amb ceba (Conejo con cebolla)


Preparación: 20 minutos

Cocción: 90 minutos
Raciones: 4

Ingredientes

800 gramos de conejo troceado
6 cebollas blancas
1 cabeza de ajos
3 hojas de laurel
200 ml de vino blanco
Sal
Pimienta
Una cucharada de pimentón rojo dulce
Aceite de oliva



Elaboración

Salpimentamos el conejo troceado y lo doramos a fuego vivo en una sartén de barro con unas 8 cucharadas de aceite de oliva y con la cabeza de ajo. Una vez estén ligeramente dorados los reservamos.
Cortamos las cebollas en juliana y la añadimos a la olla de barro junto con las hojas de laurel. Salpimentamos y pochamos la cebolla a fuego medio removiendo para que se cueza uniformemente.



Introducimos el conejo y cocemos a fuego moderado unos 10 minutos. Añadimos el vino blanco y el pimentón rojo. Tapamos y dejamos que el conejo se vaya cociendo poco a poco hasta que la cebolla se cueza por completo. No te olvides de ir removiendo con frecuencia para que no se pegue.




Probamos de sal y pimienta y rectificamos si fuese necesario y servimos con un trozo de pan para mojar o si lo preferís con un poco de arroz hervido como hicimos con la sepia encebollada.



¡Un saludo! 


Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar

Panna Cotta, frambuesas y fresas

sábado, 20 de septiembre de 2014


¿Invierno? ¿Estás ahí? ¡Quiero que vuelvas ya! Con esta calor no hay quien se concentre para editar ninguna entrada. Con lo cómodo que se está en casita editando alguna receta con una mantita en el sofá, con la calefacción, y si es en buena compañía, mucho mejor. María del Mar, a quien todos ya debéis conocer, es la antítesis a mi pensamiento. Ella adora el verano, la playa, el sol. A mi no es que no me guste, al contrario. Pero eso de levantarte por la mañana y sudar, hacer cualquier cosa y volver a sudar y lo peor de todo es ducharte y que con solo la humedad del baño ya vuelva a tener calor. Lo odio.



Esta receta es muy refrescante y a nosotros en casa nos encanta. Cada cocinero tiene su receta estrella, aquella que siempre que la prepara triunfa. Creo que en mi caso es la Panna Cotta. La primera vez que oí la palabra Panna Cotta fue culpa de María del Mar, en ese momento ni sabia que existía. Poco a poco he ido probando nuevas recetas hasta encontrar la que mejor me sale y la que más me gusta. Alguna vez la he probado acompañada de chocolate, pero la combinación no me gustó nada de nada. Con los frutos rojos es un postre ideal.
Tengo que dar las gracias a Luisa Morón, que con sus consejos vía Facebook he conseguido mejorar la calidad de mis fotografías. Así que, ¡gracias!




Panna Cotta, frambuesas y fresas

Preparación: 30 minutos
Cocción: 30 minutos
Raciones: 10

Ingredientes
1'5 litros de nata para montar
475 gramos de azúcar blanco
13 hojas de gelatina
Un chorrito de esencia de vainilla
500 gramos de puré de frambuesas, yo usé de la marca Les vergers Boiron
Fresas frescas, la cantidad al gusto

Elaboración
Ponemos a hidratar en agua fría las hojas de gelatina. Vertemos en una olla grande la nata, 375 gramos del azúcar y el chorrito de esencia de vainilla. Lo ponemos a hervir removiendo para que se disuelva el azúcar. Cuando empiece a hervir, escurrimos la gelatina y la añadimos a la olla, bajamos el fuego y dejamos hervir unos minutos removiendo para que se funda la gelatina. Apagamos el fuego y lo dejamos reposar mientras preparamos los moldes donde la serviremos. En mi caso usé vasos de plástico, perfectos para llevar el postre a una fiesta. Vertemos la mezcla de la nata en los vasos, unos 150 - 160 gramos cada uno, y los dejamos entibiar fuera de la nevera. Una vez que no esté tan caliente lo metemos en la nevera para que la gelatina cuaje, como mínimo necesitará unas cuatro horas en nevera. Podemos preparar la Panna Cotta por la tarde y dejarla toda la noche en la nevera.

Al día siguiente, en un cazo, mezclamos la pulpa de frambuesa con los 100 gramos de azúcar restantes y a fuego medio esperamos que hierva. Dejamos reducir hasta que coja la consistencia que deseamos, con hervirlo unos 5 - 10 minutos es suficiente. Dejamos enfriar y guardamos en la nevera.

En el momento de servir cortamos las fresas en dados pequeños, como si de un tartar se tratase. Vertemos un cucharon pequeño de salsa de frambuesas en el vaso de la Panna Cotta y dos cucharadas de fresas cortadas. Podemos reservar unas fresas sin cortar y usarlas a modo de decoración.
También podéis servirla sin el vaso, para eso pasamos un cuchillo por los bordes del vaso y después lo pasamos por agua caliente unos segundos, sin que entre nada de agua en el vaso, solo por el exterior. Desmoldamos con unos golpecitos en el plato, vertemos la salsa por encima y por ultimo las fresas, tal y como se muestra en las fotos.

Yo os recomiendo que si la preparáis para una fiesta en vuestra casa podéis desmoldarla, pero si por el contrario la fiesta en en casa de un amigo, como fue mi caso, servirla en el vaso directamente es más cómodo y queda igual de bonito con las capas de colores.


¡Un saludo! 

Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar

Alitas de pollo adobadas con curry y lima

martes, 16 de septiembre de 2014


Últimamente los aparatos eléctricos me están dado demasiada caña. Primero fue la cámara de fotos, ya os conté que se me había roto el objetivo y que al hacer las fotos me quedaba colgando. Menos mal que con un apaño casero lo arregle, es decir, pegué el objetivo con unas gotas de pegamento. Puede que no sea lo mejor, pero es lo que hay. Hasta que me pueda comprar otro objetivo rezaré para que éste aguante. Ahora enfoca mucho mejor y no me tengo que preocupar que se me acabe de romper con un mal movimiento.

Ahora el protagonista de mis dolores de cabeza es el ordenador, el mismo que estoy utilizando ahora cuando escribo esta entrada. Ya hace casi tres años que lo tengo y lo tengo saturado. Hace unas semanas empezó a ponerse revoltoso. La única solución es darle un lavado de cara formateándolo. El problema es guardar bien toda la información que tengo, los programas se vuelven a instalar, pero las fotos, sobretodo las del blog son irreemplazables. En la carpeta de fotografías, incluyendo las de blog, acumulo más de 20.000 fotos y perder eso sería un marrón.



En cuanto a la receta es tan simple como unas alitas de pollo horneadas. La gracia de la receta es el adobo de curry y lima. A mi me encanta el curry y, mezclado con el toque ácido y dulce de las limas, le aportan mucho sabor a las alitas de pollo. Cuando las preparé pensé que en nada estarían hechas, ya que son pequeñitas y tienen poca carne. Pero entre pitos y flautas estuvieron casi una hora en el horno. Aun así quedaron buenísimas y no quedaron ni una. Para los más comilones una ración de alitas serian unas diez alitas, pero como ración normal, sobretodo si van con alguna guarnición, serían unas siete u ocho alitas. Para potenciar el sabor de las alitas de pollo como guarnición pondría unas rodajas de tomate aliñadas o algo de lechuga con frutos secos. Así los sabores del curry y la lima serán los protagonistas de nuestra comida.



Alitas de pollo adobadas con curry y lima

Preparación: 10 minutos + 2 horas
Cocción: 50 minutos aprox.
Raciones: 4

Ingredientes
30 - 40 alitas de pollo
2 cucharadas soperas de curry
El zumo de 2 limas
1 cucharada sopera de pimentón dulce, yo usé el pimentón de Tap de Cortí
2 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Pimienta blanca
Perejil picado

Elaboración
Lavamos las alitas de pollo y las metemos en un bol grande. En un bol pequeño aparte mezclamos el aceite de oliva, el curry, el pimentón dulce, el zumo de lima, la sal y la pimienta blanca. Se creará como una pasteta ligera, la vertemos sobre las alitas y mezclamos con las manos, siempre lavadas previamente. Todas las alitas deben quedar bien impregnadas del adobo. Tapamos el bol con papel film y lo metemos en la nevera un mínimo de 2 horas. Podéis prepararlo por la mañana prontito y dejarlo hasta la hora de comer.

Precalentamos el horno a 200ºC en modo calor arriba y abajo. En una bandeja de horno y sobre papel de horno extendemos las alitas de pollo sin amontonarlas unas encima de otras. Horneamos unos 40 minutos. Subimos el horno a 250ºC y horneamos unos 10 - 15 minutos hasta que queden bien doradas. Servimos al momento espolvoreadas de perejil picado.




¡Un saludo! 

Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar

Tiramisú

viernes, 5 de septiembre de 2014


Probando y probando es como se crean las recetas perfectas. Ninguna receta ha salido a la primera, ni a mi ni a los mejores cocineros. Todo cocinero aprende practicando y probando. Es el caso de la pinche de cocina más guapa que he tenido. Es una estupenda aprendiz que cada día se supera más. La pobre recibió alguna que otra crítica por su anterior tiramisú. Y es que eso es lo que tiene cocinar con prisas. Esta vez Maria del Mar se superó y con creces. Esta obra de arte es cosa suya, al 100%. Yo le dí algunos consejos y trucos, nada más.
La receta, tanto del bizcocho, como la del tiramisú, son de mi suegra. Se que no es el tiramisú clásico, ya que el italiano no lleva nata y se hace con otro tipo de bizcocho. Pero este está buenísimo, a mi me encanta.


También tengo que decir que las fotos son cosa mía. No se si os gustarán o no, pero yo me lo pase de miedo haciéndolas. Mejor dicho, de miedo es como casi dejo la cocina espolvoreando el Cola Cao sobre la tabla. Un día tendría que grabarme mientras hago las fotos, tengo a mi madre y a mi novia locas perdidas. Cuando hago la receta tengo una idea de como montar el estilismo de las fotos, pero si no me convence les pregunto como lo pondrían ellas. Mi madre es más clásica y nunca le hago caso de los consejos que me da. Pero mi novia si que acierta bastante, aunque no siempre. Al final hago lo que me da la gana.

Tiramisú

Preparación: 20 minutos + 30 minutos
Cocción: 30-40 minutos
Raciones: 6 (como los de la foto)

Ingredientes
Para el bizcocho
4 huevos
200 gramos de azúcar
200 gramos de harina floja
1/2 sobre de levadura en polvo
1/2 vaso de agua pequeño, unos 120 ml de agua
1 chorrito de esencia de vainilla

Para el tiramisú
500 gramos de nata para montar
250 gramos de mascarpone
150 gramos de azúcar
2 cafés solos
Un buen chorro de whisky
Cola Cao o cacao puro en polvo, yo usé Cola Cao

Elaboración
Empezamos preparando el bizcocho, podemos prepararlo con un día de antelación. Precalentamos el horno a 180ºC en modo ventilador. Separamos las claras de las yemas y las ponemos en dos boles grandes. En el bol de las yemas añadimos el azúcar, la esencia de vainilla y mezclamos. Tamizamos la harina y la levadura y lo mezclamos con las yemas. Vamos añadiendo agua hasta obtener la textura deseada. La medida más aproximada de agua es de 120 ml, ya que la receta es de mi novia y ella lo hace a ojo. Montamos las claras a punto de nieve y mezclamos con la mezcla anterior con movimientos muy suaves.
Vertemos la mezcla en un molde previamente engrasado y horneamos durante unos 30-40 minutos. Hasta que al pincharlo la brocheta salga limpia. Dejamos enfriar para despues poder desmoldarlo con facilidad.

Una vez desmoldado cortamos unos discos con los aros metálicos donde montemos el tiramisu después, los cortamos a la mitad en horizontal y los reservamos.
Montamos la nata con el mascarpone y el azúcar. Mezclamos los dos cafés solos con un buen chorro de whisky. En los aros metálicos colocamos la mitad del disco de bizcocho y con un pincel empapamos bien, sin sobrepasarnos, con el café con el whisky.



Metemos la mezcla de nata montada con mascarpone en una manga pastelera sin boquilla y escudillamos una capa sobre el bizcocho. Procura cubrir desde los bordes hasta el centro sin que queden huecos. Colocamos el otro disco de bizcocho y volvemos a empapar con el café con el whisky. Por último volvemos a añadir otra capa de nata con mascarpone hasta cubrir por completo el aro metálico. Con una espátula, si es de codo mucho mejor, alisamos la superficie hasta que quede uniforme. Espolvoreamos Cola Cao o cacao puro en polvo y lo metemos en la nevera tapado con papel film sin que toque la superficie de cacao, se nos estropearía la presentación. Podemos dejarlo hasta el día siguiente, así la nata cogerá más consistencia, o comérnoslo al momento si sois golosos como yo.



A la hora de desmoldarlo mojamos un cuchillo afilado en agua muy caliente y lo pasamos por los bordes del aro metálico. Estiramos con cuidado el aro y el tiramisú caerá sobre su propio peso conservando su forma. Podemos alisar los bordes con una espátula más pequeña si se han descuajaringado un poco o dejarlo tal cual si nos a quedado bien.


¡Un saludo! 

Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar

Brochetas de pollo adobado caseras

lunes, 1 de septiembre de 2014


Ya se va acabando el verano y hoy damos la bienvenida a septiembre. A mi el verano me encanta, pero esto de sudar por nada y que al entrar en el coche despues de haberlo dejado en un parking al sol y asfixiarte como si te faltase el aire, no va conmigo. Yo prefiero el invierno, las tardes viendo la tele con la mantita, los paseos por palma sin agobios de tanto turista y las capas y capas de ropa. Aunque claro, también tiene su parte mala, que a las 5 o 6 de la tarde ya es de noche y no dan ganas de hacer cosas por la tarde. Por eso se tienen que aprovechar más las mañanas, aunque muchos estudiantes que lean esto no estarán de acuerdo dirán ¿y las clases?, verdad. Ánimo a todos aquellos que empezaran el último año de carrera, como mi novia y mis mejores amigos.


Si no me paráis sigo hablando y me voy por las ramas. En cuanto a la receta es super fácil de preparar y podéis hacerlo con antelación: La noche anterior dejáis el pollo en adobo y despues de trabajar solo tendréis que hacer la brocheta y cocinarlas. En el momento de cocinarlo se prepara en un periquete. La carne, al adobarla un día entero con las especias, coge todo el sabor y el color del pimentón. Así le aportamos un poco de gracia a pollo que a mucha gente le parece seco. Podéis variar las verduras a vuestro gusto, como por ejemplo el tomate. Si no os gusta asado podéis servirlo crudos aliñados. Y el calabacín y la cebolla también se pueden cambiar por pimiento, berenjena o lo que tengáis por casa.


Brochetas de pollo adobadas caseras

Preparación: 20 minutos + 1 día de adobo
Cocción: 10 minutos
Raciones: 8 brochetas (4 raciones)

Ingredientes
4 pechuga de pollo cortadas a dados grandes
2 calabacines mallorquines
8 tomates cherry zebra, más dulces que los normales
1 cebolla blanca
2 cucharadas de pimentón dulce
1 cucharada de comino en polvo
1 cucharada de orégano seco
2 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Pimienta blanca
8 brochetas de madera

Elaboración
Mezclamos el pimentón, el orégano, el aceite de oliva, la sal y la pimienta en un bol para que no queden grumos. En un tarro de cristal hermético añadimos el pollo y la mezcla del adobo, tapamos y agitamos con fuerza para que todo el pollo se impregne del adobo. Metemos el tarro en la nevera y lo dejamos hasta el día siguiente.

Lavamos, secamos y cortamos los calabacines en dados y los tomates cherry por la mitad. Pelamos y cortamos la cebolla en dados con cuidado sin que se desmonten las capas.
Antes de usar el pollo volvemos a agitarlo. Vamos intercalando cada verdura con el pollo hasta completar la brocheta. Eso si las preparáis para comer como plato principal. Si las queréis servir de aperitivo podéis usar brochetas más pequeñas e intercalar solo un trozo de pollo con uno de calabacín, uno de cebolla y las dos mitades de tomate cherry. Fijaros en la foto de abajo.

Para cocinarlas las marcamos por las cuatro caras en una sartén bien caliente con un chorrito de aceite de oliva. Para acabarlas podemos meterlas en una bandeja y hornearlas unos minutos para que la verdura se acabe de cocinar en su interior. O dejarlas a fuego suave unos minutos y que se acaben de hacer en la sartén. Yo las acabé en el horno mientras ponía la mesa para comer.


¡Un saludo! 

Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar