Fresas en gelatina rosada con nata

viernes, 2 de mayo de 2014


Ahora que llega el veranito, dejemos a un lado la operación bikini para poder disfrutar este postre. Una nueva versión del clásico fresas con nata. La mezcla entre las fresas y la nata sabemos de sobra que combinan a la perfección, pues con el vino rosado aun mejor. A mi no me gusta nada el vino, pero nada de nada. Y aun así este postre me encantó. Ahora que he empezado a trabajar en el mundo de la hostelería, te das cuenta de que solo si realmente te gusta la cocina, eres capaz de trabajar en una. En una cocina nuca dejas de aprender.  Si de verdad quieres una cosa, como dice el dicho: "Quien la sigue la consigue", lucha por ello. 



Esta receta es del libro "200 recetas de postres". Una serie de libros, cada uno con 200 recetas, especializados en un tipo de recetas. La verdad que son una pasada y tiene recetas muy interesantes. A todo esto tengo que decir que no cobro nada con la publicidad que hago.


Fresas en gelatina rosada con nata
Preparación: 25 minutos + 4 horas de refrigerado 
Raciones: 6-8
Ingredientes
4 cucharadas soperas de agua
1 sobre de gelatina en polvo
40 gramos de azúcar
500 ml de vino rosado
250 gramos de fresas, limpias y cortadas en dados
250 gramos de nata para montar
6 cucharadas de vino rosado
50 gramos de azúcar glas
La ralladura de medio limón

Elaboración
Ponemos las 4 cucharadas de agua en un bol, apto para usarlo en un baño maría, junto con el sobre de gelatina en polvo. Removemos para hidratar bien la gelatina y dejamos reposar 5 minutos.
Calentamos una olla con agua y colocamos el bol sobre esta cuando el agua este hirviendo. Sin que hierva la gelatina la calentamos hasta que se funda formando un liquido transparente. Lo sacamos del fuego y añadimos el los 40 gramos de azúcar mezclando hasta que se disuelva. Añadimos el vino a la gelatina, no al revés, sin dejar de remover. 

Repartimos las fresas cortadas en las copas de cava y vertemos la mezcla de vino rosado con gelatina hasta el límite de las fresas. Yo rellene demasiado las copas con el vino rosado y era demasiada gelatina para poca fresa. Así que mejor llenarlo solo hasta donde acaban las fresas. Reservamos las copas en la nevera hasta que cuaje la gelatina.

Una vez cuajada la gelatina, preparamos la nata. Mezclamos la cascara de limón, el azúcar, el vino con la nata. Con ayuda de unas varillas eléctricas montamos la nata y con una manga pastelera, y si queréis con una boquilla rizada, la escudillamos en las copas con las fresas.



Espero que os guste la receta. Un saludo, no tengáis miedo el dejarme algún comentario.

Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer

Instagram: cocerycortar

6 comentarios:

  1. que magnifica idea y que resultado mas espectacular, me la llevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta buenisima, si la haces ya me contarás. Un saludo.

      Eliminar
  2. Estoy pensando en prepararlo para el domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes en hacerlo, queda muy fino y esta buenisimo jajajajaa un saludo

      Eliminar
  3. Qué rica la receta y qué sencilla, para los calores que se avecinan, me viene genial
    Noelia
    La Cucharina Mágica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja la verdad que si, un saludo Noelia

      Eliminar

Gracias por comentar en Cocer y cortar, todo es empezar.
¡Un saludo!