Merengues fantasmales.

miércoles, 30 de octubre de 2013


Buenos días, tardes o noches; según leas este post. Mañana ya es Halloween, la noche más terrorífica del año.
Este Halloween solo me salen recetas de fantasmas. Primero fueron las galletas de fantasmas y ahora estos merengues fantasmales.

Con esta es mi segunda propuesta para preparar una fantasmal receta en la noche de Halloween. Y así sorprender a vuestros invitados con recetas divertidas y escalofriantes.


Un/a cocinero/a ha de tener buenos recursos para aprovechar al máximo los ingredientes que le puedan quedar de recetas anteriores. Un ejemplo claro es esta receta, perfecta para aprovechar unas claras de huevo que tenemos en la nevera.
Con pocos ingredientes y unas buenas tazas de imaginación se pueden hacer grandes cosas. 


Para darles formas hay que tener un poco de maña con la manga pastelera, todo es ir probando sobre un papel de horno hasta que nos quede la forma que deseamos.
Si vemos que no nos gusta la forma que nos queda, añadimos ese fantasma a la manga pastelera y lo volvemos a intentar.


Ingredientes:
  • 4 claras de huevo, de unos 30 gramos cada una
  • 240 gramos de azúcar, el doble de las claras
  • Bolas de pimienta negra, para los ojos
  • Una pizca de sal

Elaboración:
Añadimos las claras de huevo y la pizca de sal en un bol grande. Batimos con unas varillas eléctricas hasta subirlo a punto de nieve.
Añadimos la mitad del azúcar y seguimos batiendo. La masa tendrá un brillo característico del merengue. Incorporamos el resto del azúcar y batimos hasta que quede todo mezclado.
Llenamos la manga pastelera con el merengue y escudillamos (busca su significado en los términos culinarios) sobre una placa con papel de horno. No los hagáis muy grandes, sino quedaran blandos por dentro. De unos 5 cm de altura son perfectos.
Para darles las forma colocamos la manga pastelera en posición vertical y apretamos de forma uniforme. Cuando el merengue se expanda a los lados subimos la manga apretando y vamos bajando para crear los "escalones" que forman el cuerpo del fantasma. Con dos o tres "escalones" le damos buena forma. para la cabeza dejamos de apretar la manga pastelera y estiramos para formar el pico.
Horneamos 1 hora a 120ºC. Pasado ese tiempo apagamos el horno y los dejamos 10 minutos. Después los dejamos enfriar sobre una rejilla, cuidado no se rompan que son frágiles.
Decoramos con los granos de pimienta que harán de ojos y listos para comer.

ACORDAROS DE QUITAR LAS BOLAS DE PIMIENTA ANTES DE DARLES UN BOCADO, SINO SI QUE SERÁN MUY TERRORÍFICOS Y PICANTES.


Espero que os haya gustado.

¡Un saludo!
Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar

7 comentarios:

  1. mmmmm, este también lo voy a tener que hacer, ¡¡ay mis kilos!! pero me encantan. GENIALES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocinar no engorda, probarlo un poco si, y comerlo ya es otra cosa jajajajaja ;)

      Eliminar
  2. uhhhhhhh que susto estos dulces fantasmas ... si se me presentan me los como toitos jajajajajaja. me encantan como te han quedado. un saludo y feliz halloween uuuhhhhhhhhh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaa igualmente, feliz halloween ;) y gracias por comentar. un saludo

      Eliminar
  3. terrorificamente buenos!!!!!! me encantan!!!! bstos, feliz halloween!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar! Estaban deliciosos ;)

      Eliminar
    2. Muchas gracias por comentar! Estaban deliciosos ;)

      Eliminar

Gracias por comentar en Cocer y cortar, todo es empezar.
¡Un saludo!