Coca de albaricoques. ¡¡Paso a paso!!

lunes, 22 de julio de 2013



Después de una semana ajetreada que mejor que sentarte y tomarte un trozo de coca de albaricoque para merendar o como un delicioso postre.

Y porque no, ahora que llega el calor, tómate un trozo de coca de albaricoques junto a unas bolas de helado de tu sabor preferido.

Es una receta muy sencilla y rápida, con la cual prepararás un bizcocho muy esponjoso acompañado de unos jugosos albaricoques, que además están de temporada.


Ingredientes (para un molde rectangular de 34x28):
  • 8 albaricoques (ni muy verdes ni demasiado maduros, en su punto óptimo)
  • 4 huevos
  • 1 yogur natural (nos servirá de medida)
  • 1 medida de yogur de aceite de girasol + un poco más para pintar el molde.
  • 1 medida de yogur de leche
  • 300 gramos de azúcar + un poco para los albaricoques
  • 300 gramos de harina
  • 1 sobre de levadura
  • Canela en polvo
También necesitaremos:
  • Un molde rectangular de 34x28 cm.
  • Unas varillas eléctricas
  • Dos boles grandes
  • Una lengua de plástico


El primer paso es lavar los albaricoques, partirlos por la mitad y quitar el hueso. Espolvoreamos canela en polvo y un poco de azúcar encima de cada uno. Y los dejamos macerar durante dos horas a temperatura ambiente.


Precalentamos el horno a 180ºC.


Separamos las yemas de las claras y las ponemos en boles distintos.
Con ayuda de unas varillas eléctricas, las montamos a punto de nieve. Deben quedar bien montadas.



En el bol donde hemos puesto las yemas, añadimos el azúcar, el yogur natural, la medida del yogur de leche, y la misma de aceite de girasol. También añadimos la harina y la levadura.

Lo mezclamos todo hasta obtener una masa uniforme y sin grumos. 


Mezclamos la masa con las claras a punto de nieve.
Para ello nos ayudamos de una lengua, y con movimientos envolventes y suaves, añadimos poco a poco las claras a la masa.


El resultado será una masa esponjosa y a punto de hornear.


Pintamos el molde con aceite de girasol y vertemos en él la masa.
Y la metemos en el horno.


Pasados 15 minutos, sacamos la coca del horno y colocamos los albaricoques de forma que a la hora de cortar nos quede uno por porción (4x4).

Una vez colocamos volvemos a meterla en el horno hasta que quede bien cocida.


El resultado será una coca de albaricoques jugosa y dorada a la vez que muy esponjosa.

Puedes servirla con azúcar glacé espolvoreado por encima.


Ya sabéis acercaros al mercado o supermercado más cercano a comprar unos albaricoques de temporada y preparad esta receta para deleitar a tus invitados y sobretodo a ti mismo.

Espero que os haya gustado.

¡Un saludo!
Twitter: @cocerycortar
Google+: Víctor Ferrer
Instagram: cocerycortar

10 comentarios:

  1. Que deliciosa se mira la receta!!
    Me despertó el apetito!
    Proyecto Pastelito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta buenísima, muchas gracias por el comentario! ;)

      Eliminar
  2. Ole ole ole!!! ya veo que pic monkey a tope y recetas de la terreta com Deu vol i mana... super!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que ya lo tengo dominado jajajaja Gracias por el comentario Manu ;)

      Eliminar
  3. Intentaré hacerla y si me sale la mitad de bien que la tuya me doy por satisfecho.

    La tuya tiene una pinta espectacular. Enhorabuena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te sale bien, si tienes alguna duda dejame un comentario o por correro ;)

      Eliminar
  4. Con albaricoques! Umm! No he tenido la suerte de probarla pero tiene que estar riquísima, la verdad es que te ha quedado genial, y las fotos, muy chulas. Un saludete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenisima no, lo siguiente ;) Gracias por el comentario

      Eliminar
  5. Vaya para hacer una coca así merece la pena encender el horno y todo, como bien dices con un heladico estará de vicio. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que si, a mi me gusta con helado de vainilla para realzar el sabor de los albaricoques ;) Un saludo

      Eliminar

Gracias por comentar en Cocer y cortar, todo es empezar.
¡Un saludo!